PAN-PRD: agenda de Camacho y Beltrones de reforma del régimen

0
58

Carlos Ramírez.-

Mientras el PRI y López Obrador restauraban el método tradicional de designación del candidato presidencial del 2018 según las reglas del viejo sistema, el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano pasaron por encima de los dos para diseñar una agenda de frente opositor basado en las propuestas de reforma de régimen de Manuel Camacho y Manlio Fabio Beltrones.

En este sentido, el Frente Ciudadano por México se colocó en la ruta de la reforma integral del sistema político, el régimen de gobierno y el Estado, los tres dominados por el PRI a pesar de haber disminuido sus votos por abajo de la mayoría absoluta.

La parte más importante del Frente fue lograr la alianza del PAN y del PRD, dos formaciones contrarias en situaciones normales y ahora unidas en torno a una reforma del Estado priísta. El efecto político ya ser percibió en los primeros sondeos electorales: el frente PAN-PRD-MC se colocó a la cabeza de las encuestas.

A pesar de que el PRI ha estimulado el argumento de una asociación anti natura entre el PRD y el PAN, en el fondo esa alianza ha sido siempre el principal temor del PRI. En 1995 el presidente Ernesto Zedillo conversó con Manuel Camacho para ofrecerle la embajada de México en Francia y en esa charla apareció el miedo a la alianza opositora. Así se lo dijo Zedillo a Camacho, en una entrevista de Héctor de Mauleón a Camacho, publicada el 5 de junio de 2015 en el sitio internet de la revista Nexos:

–En el PRI piensan que la única manera de perder una elección es que tu unifiques a la izquierda y a la derecha. El único que puede unir al PRD y al PAN eres tú; y si eso no se da, el PRI conservará la presidencia de manera permanente.

La peor pesadilla del PRI llegó con el frente opositor PAN-PRD-MC; la empresa encuestadora Prospecta Consulting preparó a Indicador Político un escenario de tendenciaselectorales entre las tres alianzas: PAN-PRD-MC: 27.3% de votos; Morena-PT: 22.7% y PRI-PVEM-PES-PANAL: 21.5%. El dato mayor registra un desplome de la tendencia a favor de López Obrador porque pasó de la cresta de 33% en enero de este año a menos de 25% en septiembre.

La parte más importante de la alianza opositora, definida ante el Instituto Nacional Electoral como Frente Ciudadano por México, radicó en su agenda de reforma de régimen: gobierno de coalición, gabinete plural, ratificación de todo el gabinete en ambas cámaras, Gobernación como líder de gabinete y comisiones de la verdad (Milenio 5-septiembre). Se trataría de un sistema-régimen-Estado semiparlamentario que liquidaría el modelo presidencialista-priísta.

La reforma de régimen fue siempre la agenda de Camacho y la llevó al Frente Amplio Progresista después de las elecciones del 2006, pero en aquel entonces López Obrador noentendió los alcances. La idea de Camacho fue la de un programa de reformas para encauzar el avance electoral del PRD y duró hasta 2009 sin consolidar el programa de reforma de régimen.

A raíz del Pacto por México, Manlio Fabio Beltrones promovió el modelo de los gobiernos de coalición hasta llevarlo a la reforma Constitucional de febrero de 2014, a la espera de su ley reglamentaria. Pero si el PRI aceptó el modelo de gobiernos de coalición, la alianza PAN-PRD se la apropió para el 2018, mientras el PRI y Morena se moverán en un escenario político tradicional inexistente.

Política para dummies: La política es la habilidad para ir siempre un paso adelante de la realidad.

Sólo para sus ojos:

  • Se trata de una crisis porque se interrumpe el funcionamiento; pero lo ocurrido en el congreso por el fiscal general es producto de una nueva normalidad: el reacomodo de las fuerzas políticas.
  • El Frente opositor es una victoria de Ricardo AnayaAlejandra Barrales y Miguel Ángel Mancera. Y una derrota del PRI, de López Obrador y de su estratega Marcelo Ebrard. Y si se lee el escenario, el mensaje de que Margarita Zavala de Calderón no tiene cabida en el PAN, pero parece que no le alcanza para ser independiente competitiva.
  • De nueva cuenta López Obrador sabotea a López Obrador. A pesar de que le dijeron que era una mala imagen dejar que René Bejarano, el de la corrupción con Carlos Ahumada, se metiera en Morena, el tabasqueño lo permitió porque duda ya de la victoria en la Ciudad de México. Y la burla fue de Bejarano cuando dijo que no se tomaría una foto con López Obrador porque con ello reconocía su propia corrupción.
  • Pésimo manejo de comunicación y estrategia desde Los Pinos en el caso del fiscal.
Deja un comentario